Friday, June 17, 2016

'Los diarios de Turner', el 'bestseller' que pudo inspirar el asesinato de Jo Cox

Más allá de su personalidad solitaria, el sospechoso Tommy Mair era un ferviente lector de contenidos racistas y antisemitas. Sus vecinos hablan de "obsesión" por los libros

Tommy Mair, presunto asesino de la diputada Jo Cox.

Álvaro G. Zarzalejos
17.06.2016 – 19:57 H.

En 1974, el físico estadounidense William Luther Pierce fundó la organización 'National Alliance', una plataforma supremacista blanca y antisemita que aboga por una limpieza étnica que devenga en la constitución de "un nuevo mundo blanco". Pese a ser norteamericana, la asociación cuenta con seguidores de todo el mundo entre los que se encuentra Tommy Mair, el presunto asesino de la diputada Jo Cox.

Además de su actividad política, Luther Pierce cultivó su faceta de escritor con la novela 'Los diarios de Turner', una historia que relata una hipotética revolución racial a nivel mundial en la que toda la población judía y no blanca es exterminada. Fue publicada en 1978 bajo el seudónimo de Andrew Macdonald.

Lea una página del libro.
(Fuente: SPLC)
La novela retrata un mundo dominado por los judíos en el que Earl Turner, protagonista de la historia, pertenece a un movimiento clandestino que se enfrenta al Gobierno y a las políticas multiculturales vigentes. La destrucción de las oficinas del FBI y del Pentágono y la exterminación de todos los no blancos de California son algunos de los hechos ficticios que se describen.

La expansión de la novela fue tal que en 1995 la policía federal de Estados Unidos afirmó que se había convertido en la 'Biblia de la ultraderecha'. Desde su publicación, se han vendido más de medio millón de copias en todo el mundo.

Según ha revelado el Southern Poverty Law Center (SPLC), una ONG norteamericana especializada en la lucha contra el racismo, Mair pagó más de 600 dólares a National Alliance a cambio de diferentes libros que incluían, entre otras cosas, instrucciones sobre cómo construir una pistola casera. 'Química de polvos explosivos', 'Incendiarios' y 'Manual de municiones improvisadas' son algunos de los títulos que adquirió tal y como se puede ver en la siguiente factura:

Factura donde se pueden ver los libros comprados. (Fuente: SPLC)
Mención aparte para 'Ich Kampfe', un manual ilustrado que se distribuía a los miembros del partido nazi alemán en 1942 y por el que Mair pagó cerca de 20 dólares. Otra de las facturas revela que en 2003 se suscribió a 'National Vanguard', la revista editada por 'National Alliance'.

Suscripción a la revista 'National Vanguard'. (Fuente: SPLC)
Más allá de su personalidad solitaria y servicial, los vecinos de Mair han revelado que pasaba mucho tiempo en la biblioteca local y que su casa estaba llena de libros. "Estaba obsesionado con los libros", ha explicado una fuente cercana a la familia a 'The Guardian'.

Esa aparente voracidad lectora incluía suscripciones a publicaciones racistas como 'South African Patriots' y 'SA Patriot', esta última publicada por el grupo 'White Rhino Club', una asociación abiertamente partidaria del 'apartheid'. Un portavoz de esta última publicación ha confirmado a la CNN que Mair se suscribió en la década de los ochenta y que desde entonces no han vuelto a hablar con él.

Uno de los aspectos clave de la investigación es su vínculo con la extrema derecha. Las autoridades han registrado su casa en busca de cualquier tipo de material que lo relacione. Por el momento, su nombre aparece relacionado con una web extremista, según recoge 'The Guardian'.

La ficción se convierte en realidad

Desde su publicación, la novela ha sido señalada como catalizador de varios atentados. En 1995, Timothy McVeight detonó un camión lleno de explosivos caseros en Oklahoma que provocó la muerte de 168 personas. Fue el peor atentado de la historia de Estados Unidos hasta el 11-S. Tras ser detenido, la prensa norteamericana señaló que entre sus pertenencias se había encontrado una copia de la novela.

Portada de la novela.
Unos años más tarde, el neonazi británico David Copeland confesó a la policía que se había inspirado en el libro tras haber matado a tres personas en un ataque con bombas contra la comunidad negra y gay londinense de 1999.

Otro caso más reciente ocurrió en 2006 en Massachusetts. Jacob Robida, un joven de 18 años, irrumpió en un bar homosexual donde atacó a varias personas con un hacha y disparó con un arma. Cuando las autoridades registraron su casa encontraron banderas nazis, películas racistas y varios libros entre los que se encontraba la citada novela.

La policía británica continúa con la investigación del asesinato de Jo Cox. Varios testigos presenciales han contado que el autor llevaba una pistola "antigua" y que durante la agresión gritó "Britain first!" (Reino Unido primero, en castellano), una posible alusión a un grupo ultraderechista que ya ha negado cualquier implicación en el incidente.

Jo Cox era de una de las parlamentarias en alza dentro del Partido Laborista. Cox se había mostrado en contra de la salida de Reino Unido de la Unión Europea al alegar, entre otras cuestiones, que no solucionaría el problema de la inmigración.

Precisamente, los euroescépticos esgrimen el descontrol migratorio como una razón para abandonar el club comunitario. Si Reino Unido no está sujeto a Europa, las competencias recaerían en Londres desde donde tendrían un mayor margen de maniobra.

Source: El Confidencial
http://www.elconfidencial.com/mundo/2016-06-17/tommy-mair-sospechoso-asesinato-jo-cox-los-diarios-de-turner_1219105/

Tuesday, June 14, 2016

Paul Preston: "Es alucinante que el Gobierno no admita que la dictadura fue ilegítima"

L'hispanista britànic, de qui es publica la versió en còmic de 'La guerra civil española', serà investit 'doctor honoris causa' per la UB aquest dimarts

Sobre Catalunya, l'autor d''El Holocausto español' defensa el dret de la gent a opinar i a expressar la seva voluntat

RICARD FADRIQUE. Paul Preston, este lunes ante una foto mural de la capital catalana,
donde presenta la versión en cómic de 'La guerra civil española' y donde
será investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Barcelona.
Viñeta de la adaptación al cómic de 'La guerra civil española',
de Paul Preston, por el dibujante José Pablo García.

Anna Abella (@annaabella66)
Lunes, 13 de junio del 2016 - 19:36 CEST

Paul Preston: "Es alucinante que el Gobierno no admita que la dictadura fue ilegítima"

Portada de la adaptación al cómic de
'La guerra civil española', de Paul Preston,
por el dibujante José Pablo García.
"Es un disparate. Mis colegas se van a reír de mí". Es lo primero que pensó el hispanista británico Paul Preston (Liverpool, 1964) cuando la editorial Debate le propuso llevar al cómic su ensayo 'La guerra civil española', de cuyo guion y dibujo se ha hecho cargo José Pablo García (Málaga, 1982) -autor de 'Las aventuras de Joselito' (Reino de Cordelia)-. "Pero visto el resultado me han felicitado y mi mujer cree que es fantástico para llegar a más lectores", admite el historiador en su perfecto catalán y recién llegado de Londres para ser investido hoy doctor honoris causa por la Universitat de Barcelona.

Preston prepara un libro que se centra en la violencia social -que menguó con la democracia-, la corrupción y la incompetencia de los políticos desde la Primera República hasta hoy. "En las dos últimas no se ha evolucionado", certifica el hispanista, que ve "alucinante" que aún tengamos "un Gobierno que no admite que la dictadura fue ilegítima y que Franco fue compañero de Hitler y Mussolini". "Lo más grave -añade- es que la mitad de la población no quiere reconocer las cosas espantosas que pasaron y de las que hablé en 'El Holocausto español".

Preston es claro sobre el entierro de la ley de memoria histórica por parte del PP: "Fomentar el olvido es fomentar la ignorancia y ningún gobierno debe fomentar la ignorancia de sus ciudadanos". "¿Por qué hay tanto franquismo en España? Porque durante 40 años hubo una dictadura que hizo un lavado de cerebro nacional, con un control de los medios y un aparato que imponía el terror. Y la democracia no pudo hacer un contralavado porque la libertad de expresión implica que también el franquismo tiene derecho a expresarse".

CALLES FRANQUISTAS

"No se debe olvidar lo que hicieron Franco y sus asesinos -opina ante el debate de los símbolos franquistas-. Si una calle se llama general Yagüe no hay que cambiarla, sino escribir debajo: ‘Responsable de la matanza de Badajoz’. Hay que recordar salvando los sentimientos de las familias de las víctimas. Es vergonzoso que el Gobierno no haga algo con las fosas comunes".

Sigue Preston defendiendo la transición. "Hay quien la critica por no haber sido suficientemente revolucionaria, pero fue un pequeño milagro. Al morir Franco había auténtico terror. A las Fuerzas Armadas, que no nos defendían del enemigo exterior sino que buscaban al enemigo interior. Había 200.000 falangistas con licencia de armas, la guardia civil, los grises... La izquierda asumió un compromiso para el cambio porque aún había peligro".

Pero asume que se erró con el 'café para todos'. "El Estado de las autonomías se hizo con la ambición de diluir la nacionalidad catalana". "Luego, en el 2006 -sigue-, si Madrid no hubiera sido tan intransigente con la reforma del Estatut, se habría resuelto parte del problema de Catalunya. Yo estoy a favor del derecho de la gente a expresar su voluntad y opinar". En el caso de Escocia, admite que habría sentido "una gran tristeza" si se hubiera independizado. "Pero hay grandes diferencias. Allí no había trabas legales y el Gobierno inglés permitía la consulta. Aquí hay una Constitución escrita (que se puede reescribir). Escocia es una de las partes más pobres de Inglaterra y Catalunya una de las más ricas de España. Pero en ambos casos, nadie sabe las consecuencias de la separación".

Source: El Periódico (Spain)
http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/entrevista-preston-guerra-civil-comic-jose-pablo-garcia-honoris-causa-5193493

Wednesday, June 8, 2016

[OFF] The Difference Between How the U.S. Treats Brazil and Venezuela in One Video

Zaid Jilani
2016-06-06T19:28:04+00:00

(Para ler a versão desse artigo em Português, clique aqui.)

A State Department spokesperson repeatedly refused to comment on the momentous political crisis in Brazil during his daily press briefing on Friday — in almost ludicrous contrast to his long and loquacious criticisms of neighboring Venezuela.

When questioned on the stark contrast, increasingly exasperated department spokesperson Mark Toner replied, “I just – again, I don’t have anything to comment on the ongoing political dimensions of the crisis there. I don’t.”

Watch the spokesperson’s responses below:


The State Department has long been eager to criticize Venezuela’s left-wing government, which has pursued policies antagonistic to global corporations. In contrast, it has been silent about the takeover of Brazil by a staunchly right-wing, pro-business government that is making the privatization of state industry a priority.

Friday’s exchange began when The Intercept asked Toner why the U.S. has been joining in regional criticisms of Venezuela’s democratic backsliding but has ignored Brazil’s political crisis, where right-wing lawmakers voted on May 12 to suspend the elected government and open impeachment proceedings against President Dilma Rousseff.

“I’m not aware of the particular allegations that you’ve raised. … We believe it is a strong democracy,” Toner replied.

“Do strong democracies allow the military to spy on political opponents?” we followed up, pointing to recent reports that the new administration is spying on the former government. When Toner again deflected, saying he didn’t “have any details” about the surveillance, veteran Associated Press State Department reporter Matt Lee jumped into the fray, asking if the impeachment of former president Dilma Rousseff was itself “valid.”

Toner continued to deflect, affirming U.S. confidence in Brazilian institutions.

But when Pam Dawkins of Voice of America asked about Venezuela and “the state of democracy there” in light of the delay of a proposed recall referendum put forth by the country’s opposition, Toner’s tone changed dramatically.

In a response that went on for two full minutes, Toner got all moralistic, asking Venezuela to respect democratic norms. “We call on Venezuela’s authorities to allow this [proposed recall referendum] process to move forward in a timely fashion, and we encourage the appropriate institutions to ensure that Venezuelans can exercise their right to participate in this process in keeping with Venezuela’s democratic institutions, practices, and principles consistent with the Inter-American Democratic Charter.”

Lee felt obliged to note the contrast. “You just – those are two very long responses, critical responses, about the situation in Venezuela,” he said. “And yet Brazil, which is a much bigger country and with – a country with which you have enjoyed better relations merits, what, two sentences?”

“I just – again, I don’t have anything to comment on the ongoing political dimensions of the crisis there. I don’t,” Toner stated.

“But you — you have plenty to say about the political situation in Venezuela.”

“We do,” Toner replied.

“Why is that?” Lee followed up.

“Well, we’re just — we’re very concerned about the current…” Toner started, before being interrupted by Lee once more.

“Why aren’t you very concerned about Brazil?” Lee probed.

“Again – well, look, I’ve said my piece. I mean, I don’t have anything to add.”

“Really? Okay.”

Another reporter then jumped into the fracas, asking Toner if the composition of the new Brazilian cabinet — it is composed entirely of men, many of them tied to large industries in the country, and replaces the cabinet led by the first female leader in Brazil’s history — raised any concerns.

“Look, guys, I will see if we have anything more to say about the situation in Brazil,” Toner concluded.

Rousseff and supporters have called impeachment a “coup” and multiple international observers have questioned its legitimacy, including OAS Secretary General Luis Almagro and The Economist.

As popular pressure mounts against the nascent, scandal-plagued interim government of Michel Temer, a final vote on impeachment may occur as early as next month.

Related:
Credibility of Brazil’s Interim President Collapses as He Receives 8-Year Ban on Running for Office

Top photo: Supporters of ousted Brazilian President Dilma Rousseff hold a demonstration on May 22.

Source: The Intercept
https://theintercept.com/2016/06/06/the-difference-between-how-the-u-s-treats-brazil-and-venezula-in-one-video/

LinkWithin

There was an error in this gadget